Descripción del proyecto

Patologías de Oído

Solicitar Cita Previa

OÍDO

1)  Oído externo

  1. a) OTITIS EXTERNA:

Es la inflamación de las estructuras del oído externo por infección bacteriana en la piel del CAE, con afectación posterior de las partes blanda adyacentes. Podemos clasificar las otitis externas de una forma práctica y según su localización:

  • Otitis externa circunscrita (forunculosis) : es la infección de un folículo piloso, generalmente por Staphylococcus aureus.
  • Otitis externa difusa: se facilita por la entrada de agua contaminada (otitis del nadador) y está producida habitualmente por Pseudomonas aeruginosa.
  • El tratamiento de ambos procesos se basa en la utilización de gotas óticas antibióticas.
  1. b) OTOMICOSIS:

infección por hongos del conducto auditivo externo. Representan un 10% de todas las otitis externas.

Puede ser provocada por una limpieza excesiva de las orejas, hábito de introducir objetos en el oído o por utilización de equipos que cubren el oído, tales como cascos, tapones, aparatos auditivos, etc.

  1. c) OTITIS EXTERNA MALIGNA

Es la forma más grave de las otitis externas.

El paciente refiere dolor intenso, y se observa secreción seropurulenta que drena del conducto auditivo e inflamación del pabellón auricular y de los sitios afectados. En un alto porcentaje se detecta parálisis facial lo que constituye un signo de mal pronóstico. Es más frecuente en ancianos, diabéticos e inmunosuprimidos y en ocasiones se complica con mastoiditis, osteomielitis, meningitis y absceso cerebral. El germen causal es la Pseudomona aeruginosa, lo que obliga a establecer un tratamiento agresivo y utilizar antibióticos parenterales.

  1. d) TAPONES DE CERUMEN:

El cerumen es una mezcla de células muertas de descamación y de secreciones viscosas producidas las glándulas sebáceas que recubren el conducto auditivo externo. Constituye un mecanismo de defensa.

Además, con el rascado o la introducción de cuerpos extraños o bastoncillos limpiadores se produce un aumento de células de descamación y, por tanto, más cerumen. La suma de estos dos mecanismos trae como consecuencia que todo el cerumen fabricado en el conducto auditivo externo no se pueda eliminar al exterior y se acumule formando “tapones”.

Pueden producir dolor o disminución de la audición, síntomas ambos que desaparecen al extraer los tapones.

En el caso de que sea necesario eliminarlos, se prefiere la extracción con microinstrumentación y/o microaspiración.

POR LO GENERAL NO SE ACONSEJA EL USO DE AGUA para la extracción. En ocasiones, es conveniente ablandarlos previamente aplicando gotas en el conducto auditivo externo durante unos días.

  1. e) TUMORES DE OIDO EXTERNO BENIGNOS

– Exostosis:

Son los tumores más frecuentes del CAE. Son raros en niños y mucho más frecuente en hombres que en mujeres. Suelen ser bilaterales. El factor etiológico está muy relacionado con exposición por largo tiempo con agua muy fría y es por esta razón que se ve muy frecuentemente en nadadores.

En fase inicial suelen ser asintomáticos; en la medida en que su tamaño aumenta se puede ocasionar una hipoacusia conductiva y dificultad para la limpieza del CAE. Si la sintomatología es muy florida su extracción quirúrgica está indicada mediante microfresado del hueso.

– Hemangiomas:

Es uno de los 3 tumores congénitos que se ocasionan en el oído externo. Son masas capilares que a menudo toman otras áreas de la cara.

Se han identificado 3 clases de Hemangiomas: Capilar, Cavernoso y Compacto.

  • El primero comprende las manchas de vino Oporto. Dicha lesión crece desde la niñez hasta la adolescencia. El tratamiento debe ser conservador.
  • Hemangioma Cavernoso: Es una lesión lobular de color rojo oscuro. Crece rápidamente hasta los 5 años y posteriormente suele involucionar y disminuir progresivamente de tamaño.
  • Hemangioma Compacto: Consiste en masas alveolares firmes dentro del tejido subcutáneo. Es una lesión rara y su tratamiento es quirúrgico
  1. f) TUMORES DE OIDO EXTERNO MALIGNOS

– Espinocelular

Es el tumor maligno más frecuente y ocurre 6 veces más en el pabellón que en el CAE. Suele afectar la porción posterosuperior del pabellón. Su crecimiento es lento y las metástasis ganglionares son tardías. Inicialmente se manifiesta como engrosamiento con descamación, posteriormente se esfacela y se ulcera. El tratamiento es la escisión local amplia. La tasa de curación es del 95% a 5 años.

– Basocelular:

Es producto de la proliferación de las células basales del epitelio. Los hombres se afectan con más frecuencia. Suele comenzar en edad avanzada, es decir entre la sexta y séptima década de la vida. El crecimiento es lento y no suele dar metástasis; sin embargo su efecto destructivo local es grande. El diagnóstico se hace por biopsia. El tratamiento de elección es la escisión local y el pronóstico es excelente.

– Otros:

En el oído medio, mastoides y hueso temporal ocurren tumores primarios malignos y benignos, metástasis tumorales o propagaciones neoplásicas por contigüidad. Dentro de los tumores primarios se encuentran los glomus, adenomas, adenocarcinomas, carcinomas espinocelulares y otros. Los tumores que dan metástasis al oído medio, mastoides y hueso temporal son: adenocarcinoma de próstata, carcinoma mamario, hipernefroma, carcinoma broncogénico, etc. Las lesiones adyacentes que invaden el oído medio, mastoides y hueso temporal son secundarias a lesiones como: meningiomas, neurilemoma, cilindroma de la glándula parótida, melanoma del CAE y neoplasias faríngeas.

  1. g) CUERPO EXTRAÑOS

Pueden estar en el lóbulo de la oreja o en el conducto auditivo; que pueden ser objetos que se introducen en los oídos (alimentos, insectos, juguetes, botones, etc.). Algunos no producen síntomas, sin embargo, hay otros que pueden causar dolor de oído, enrojecimiento o secreciones. Además, pueden obstruir el conducto auditivo y afectar la audición. La extracción del cuerpo extraño es obligada por el especialista con inmovilización adecuada del paciente.

 

2) Oído medio

  1. Miringitis:

inflamación de membrana timpánica; relacionada con proceso infeccioso de base.

  1. b) OMA (otitis media aguda)

inicio súbito y de curso breve.

  1. c) OMS (otitis media serosa)

derrame seroso retrotimpánico.

  1. d) OMC (otitis media crónica)

consiste en una inflamación crónica del oído medio, sin tendencia a la curación, que ocasiona una clínica de otorrea continua o intermitente, que evoluciona durante toda la vida del paciente. Suele cursar con perforación de timpano.

  1. e) Colesteatoma:

Crecimiento en la hendidura del oído medio de piel con todas sus capas. El colesteatoma va creciendo y destruyendo al hueso circundante, pudiendo dañar las membranas meníngeas.

  1. f) Perforación timpánica:

puede ser causada por la introducción de objetos extraños, golpes o explosiones, o por infecciones mal curadas. Los síntomas que producen son dolor, hemorragia, pérdida de audición y acúfenos.

  1. g) Mastoiditis:

Es la complicación más frecuente de la otitis media aguda.

Se trata de una inflamación propagada desde la caja del tímpano al sistema neumático del hueso temporal. Se suele expresar por un absceso subperióstico lateral a la cortical mastoidea

  1. h) Otoesclerosis:

esta enfermedad es producida por un crecimiento de los huesos que forman la entrada al oído interno, lo cual impide que la base del estribo vibre. Suele darse en la época de la pubertad, de forma lenta y progresiva.

Tiene un componente genético.

El síntoma principal es que el paciente comienza a hablar con un volumen más alto de lo normal para compensar el ruido del ambiente que siente en el interior del oído y el paciente tarda bastante tiempo en darse cuenta de su problema con seguridad.

Tiene 2 opciones de tratamiento en función de antecendentes: quirúrgico o protésico.

3) Oído interno

  1. a) Sordera súbita

Es una entidad caracterizada por la aparición de una hipoacusia neurosensorial de al menos 30 dB en tres frecuencias audiométricas contiguas, en un período no mayor de 3 días.

En la actualidad, parece que los factores autoinmunes juegan un papel importante en la etiología de la sordera brusca.

En general, el pronóstico es incierto, debido a que las causas de la enfermedad no se conocen bien por lo que el tratamiento es empírico en mayor parte de las ocasiones. Las posibilidades de recuperación auditiva empeoran en casos de más de 72 horas de evolución, hipoacusias mayores de 90 dB, edad superior a los 40 años, personas con diabetes mellitus…

EL PRONOSTICO EMPEORA SOBRE TODO SI NO ES TRATADA EN LAS PRIMERAS 72 HORAS.

  1. b) Vértigo

Se define como la sensación ilusoria de desplazamiento. El vértigo, como tal, es un síntoma extraordinariamente desagradable que va acompañado de otras manifestaciones.

Las principales son: desequilibrio, cortejo vegetativo (nauseas, vómitos), nistagmo (movimiento rítmico de los ojos); los procesos que cursan con vértigo pueden ser entre otros:

b.1) ENFERMEDAD DE MENIERE:

es una enfermedad de causa desconocida (LA TAEORÍA MÁS PROBABLE ES LA DE HIDROPS ENDOLINFÁTICO) , caracterizada principalmente por vértigo, que suele manifestarse acompañada de acúfenos , hipoacusia y náuseas, soliendo aparecer el acúfeno y la hipoacusia previos al vértigo. Las crisis vertiginosas aparecen casi siempre en episodios repentinos que pueden durar incluso horas; sin embargo, el acúfeno y la sensación de mareo pueden permanecer días en quienes padecen esta enfermedad. En ocasiones, debido a la similitud de síntomas, periodos y crisis de ansiedad son diagnosticados, por error, como Síndrome de Ménière.

b.2) NEURITIS VESTIBULAR:

El cuadro clínico se inicia con un episodio vertiginoso súbito, más o menos intenso, que se prolonga en el tiempo bajo la forma de un estado de inestabilidad vestibular. Cualquier movimiento cefálico reagudiza la sensación pseudovertiginosa, lo que obliga al enfermo a mantener una actividad reducida durante un período de tiempo que oscila entre 20 y 30 días. El proceso no afecta a la función coclear, que permanece indemne

b.3) VERTIGOS POSICIONALES

Cuadro clínico de comienzo súbito, que se caracteriza por la aparición de un episodio vertiginoso intenso, pero fugaz, al adoptar la cabeza una determinada posición en el espacio, generalmente el decúbito lateral derecho o izquierdo. Este vértigo se inicia con una latencia de unos segundos desde que adopta la posición cefálica desencadenante y desaparece en el transcurso de unos pocos segundos, aunque se mantenga dicha posición. El tratamiento deberá intentar desplazar los fragmentos desprendidos mediante distintas maniobras de posición cefálica.

b.4) LABERINTITIS:

es una enfermedad del oído, en la que se inflama el laberinto (canales semicirculares del oído interno). El síntoma más notable es vértigo. La laberintitis vírica es la más frecuente de todas las vistas en la clínica práctica. Puede aparecer como una complicación de enfermedades generales víricas, como sarampión, parotiditis, influenza y varicela, aunque también puede ocurrir en ausencia de enfermedad sistémica vírica, puede ser muy dolorosa.

Solicitar Cita Previa

Contacta para solicitar cita previa en mi consulta en la fecha que más te conviene, y estaré encantado de atenderte.

CITA PREVIA